De porros i industries

Un amic m’ha passat un article-crònica sobre Alcoi que es va publicar a El País fa 36 anys. No exagere si dic que és un dels millors textos que he llegit sobre la nostra ciutat. Ací van alguns dels retalls més interessants:

Fumándose un porro en Greenwich Village, el barrio bohemio de Nueva York; leyendo a Federico Engels, o siguiendo la pista a las mantas de pelo de camello que utilizaron los marroquíes en la «marcha verde» sobre el Sahara, puede uno encontrarse con el nombre de Alcoy.

Durant segles, algunes indústries tèxtils alcoianes foren proveïdores de l’excercit espanyol. La referència a Engels és encara més clara: el teòric comunista va citar Alcoi al seu text Los bakuninistas en acción.

«¿Parados hoy en Alcoy? No sé…. yo diría que no hay parados. Puede que existan unos 3.000, pero en realidad no están desempleados. Trabajan para las fábricas en sus domicilios.» Tan sorprendente opinión no corresponde al responsable local del Ministerio de Trabajo ni a un cualificado miembro de la patronal, sino al secretario general de la UGT alcoyana. Antonio Pérez, que así se llama este curioso personaje («Estoy en UGT porque la CNT no funciona o funciona muy mal, pero, en el fondo, aquí todos somos cenetistas»), sostiene que si todo el trabajo que se hace a domicilio en esta ciudad se hiciera en sus fábricas, no habría paro en Alcoy.

Si pregunteu als vostres majors, vos confirmaran que la sospita del secretari de la UGT estava fonamentada. Ara, si pregunteu als membres actuals d’eixe sindicat si son “cenetistes”, probablement vos diran: “què és un “cenetista”?

Bastante elocuentes para ver la transformación de una población agraria pobre en una urbe industrial pujante son los datos porcentuales de población activa. En 1730, el 62,2 1 % de la población activa alcoyana estaba empleada en la agricultura; el 25%, en la industria textil; el 7%, en la artesanía, y un 5%, en comercio, transportes u otras profesiones. Sesenta años después, en 1790, tan sólo el 33% de la población se dedica a la agricultura, en tanto que la industria textil ocupa al 48 %, y la papelera, al 5,5 %. Los demás porcentajes continúan prácticamente invariables.

Eixos percentatges d’ocupació industrial tardarien segles a assolir-se a l’Estat espanyol. A vegades, unes quantes dades estadístiques són suficients per comprendre l’impacte de la industria al nostre poble.

Es en estos años también cuando se empieza a fabricar en Alcoy papel de fumar, base de la producción papelera durante todo el siglo XIX, que se exporta en cuantiosas cantidades a América. Hoy, doscientos años después, entre los pocos productos españoles que se encuentran en cualquier comercio de barrio neoyorquino, se encuentra el papel de fumar alcoyano. Con unas presentaciones muy americanas, desde caricaturas de Nixon y el Watergate a estampaciones floreadas o psicodélicas, los librillos de papel de fumar alcoyano son los más estimados por los consumidores de yerba para liar sus porros.

Bé, sense comentaris 🙂 En faré un: la idea de que Alcoi ha contribuït -indirectament, això sí- al consum de drogues als Estats Units és, al mateix temps, esgarrifosa i atractiva.

Vos recomane que llegiu l’article i que vos pregunteu si Alcoi encara es resisteix a morir. Vull ser optimista i direm que sí.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s